Dibujo » Actualidad » Kandinsky, Abstraccionismo, color y sentimiento

Kandinsky, Abstraccionismo, color y sentimiento

Wassily Kandinsky, considerado padre del Abstraccionismo Lírico

Kandinsky, nació en Moscú, en el año 1866, pero vivió su infancia en Odesa. Ya desde niño sintió una fascinación enorme por el color, especialmente por su simbolismo y significado.

Estudió Derecho y Economía en la Universidad Estatal de su tierra natal, comenzando a ejercer de forma exitosa hasta incluso lograr un puesto como profesor de Derecho Romano en la Universidad de Dorpat. Pero el arte estaba en sus venas, y su verdadera vocación lo llamó finalmente y de forma definitiva a los 30 años de edad, cuando decidió dejarlo todo y comenzar a estudiar pintura.

Fue entonces cuando se estableció en Munich, en 1896, e inmediatamente se matriculó en la escuela privada de Anton Ažbe, esperando poder ingresar en la Academia de Bellas Artes de Munich. Después de la Primera Guerra Mundial, regresó a Moscú donde ayudó a fundar el Museo de Cultura de la Pintura.

Pero sus pasos lo regresaron a Alemania, donde se convirtió en profesor en la Escuela de la Bauhaus de arte y arquitectura. Cuando los nazis la cerraron en 1933 se estableció en Francia, país que tuvo la dicha de verle crear sus mejores obras.

¿Pero quién es Vassily Kandinsky? ¿Y por qué es tan importante su legado en el arte? Esa es la pregunta a la que daremos respuesta aquí.

Vassily Kandinsky, 1913, Composición VII

Wassily Kandinsky, sus principios en el arte

Cuando en 1895 Kandinsky descubre los maravillosos cuadros de Monet, queda absolutamente maravillado. Es en ese momento que su corazón se conecta con su vocación artística y decide cambiar súbitamente el rumbo de su vida.

Pero las cosas no salieron como lo planeaba al principio y luego de lograr finalmente entrar en la academia de arte, abandona la formación académica, pues comienza a considerarla una forma de restringir su arte. Especialmente cuando uno de sus maestros, Franz von Stuck, al considerar que su paleta era demasiado vibrante, le fuerza a trabajar exclusivamente con tonos de grises durante un año entero.

Kandinsky, Sonido, color y sentimiento. 1935

En 1901 funda el grupo Phalanx, con la intensión de traer la explosiva vanguardia francesa a Munich, abriendo una escuela de arte en la que él mismo es profesor.

Durante los años siguientes sus obras se veían marcadas por el manejo de las técnicas, en especial el claroscuro logrado al trabajar sobre una superficie oscura. Estos cuadros se caracterizaron por ser al principio sombríos, pero poco a poco adquirieron gran vitalidad e intensidad.


Wassily Kandinsky (1866-1944), Puerto de Odessa, 1898, Óleo sobre lienzo

Un cambio de visión en la pintura

Fue en ese momento, cumpliendo la primera década del siglo cuando, según él mismo narra en su biografía, notó que la representación de los objetos en sus cuadros más allá de ser secundaria era perjudicial, pues lo alejaba del verdadero sentido del mismo. Siendo que la belleza real radicaba en la paleta de colores y la simplificación.

Con esto, el artista se sumergió por completo en el abstraccionismo, y su más grande aporte a la historia del arte estaba a punto de nacer.

Entonces, en 1911, funda Der Blaue Reiter (El JInete azul), junto a Paul Klee , con quien mantuvo una buena amistad. La idea de este grupo fue principalmente convertir el arte en una forma de expresión del interior del pintor, con una fuerte influencia del arte Expresionista.

Te invito a leer también ¿Qué es el Abstraccionismo?


Vassily Kandinsky, pareja chevauchant, 1906

La fusión del abstraccionismo y las emociones

Kandinsky se sentía altamente insatisfecho con el materialismo propio de su época y le preocupa la forma en que este se apodera de la sociedad. Es entonces cuando busca en sus cuadros una liberación, reduciendo la materia a su más simple esencia.

Allí se adentra cada vez más en una fascinación por las formas más básicas, el movimiento de las mismas y la vibración de los colores.

Durante este período, clasifica sus obras en tres categorías definidas como las impresiones, que captan la inspiración de la naturaleza; las improvisaciones, que busca expresar las emociones interiores; y finalmente las composiciones, que juntaban la intuición y la emotividad con la rigurosidad propia de la composición.


El jinete azul – Wassily Kandinsky (1903)

Todas estas pinturas tienen como una de sus características resaltantes el uso de líneas gruesas negras y colores vivaces donde se percibe poco o nada de la realidad.

En este período, Kandinsky reflexionó sobre sus emociones y la estrecha relación que estas tenían con sus obras. Tal como la música con el artista que la interpreta. Según sus mismas palabras, “El color es la tecla. El ojo es el martillo. El alma es el piano. El artista es la mano que, con una u otra tecla hace vibrar el espíritu del ser humano».


Vasily Kandinsky, Pintura amarilla, 1938. Parte de la Colección Fundadora de Guggenheim

Kandinsky y lo espiritual

Muchas personas afirman que Kandinsky estuvo espiritualmente influenciado por Helena Blavatsky, cuestión que podemos influenciar en sus libros De lo espiritual en el arte (1910) y Punto y línea sobre el plano (1926), en los que se basa en la doctrina Teosófica de la que ella se consideró una de las más grandes representantes, si no la mayor.

Dicha doctrina se podría explicar brevemente como la verdad elemental que se encuentra tras las demás creencias, por lo que es lógico pensar que se diera la mano con el abstraccionismo, que desdibuja la realidad para hallar la verdad oculta tras las apariencias.

Dicho esto, podríamos aventurarnos a pensar que Kandinsky quería capturar la esencia de las cosas, de la vida, más que su forma.

Puede que te interese también Amarillo, el color del Astro Rey

Kandinsky- Composición VIII.
.

Abstracción Lírica

A Kandinsky se le considera el padre de esta tendencia dentro de la pintura abstracta. Aquí la clave de las obras está en plasmar las emociones del artista de tal forma que el público pueda comprenderla.

Los artistas buscan crear formas nuevas, libres de significado, para que puedan ser llenadas con las emociones en su forma pura.

Por supuesto, para Kandinsky, quien comienza a impartir clases de diseño básico para principiantes y el curso sobre teoría avanzada en el Bauhaus, las formas geométricas adquieren una gran importancia, tomando especial consideración al círculo, el medio círculo, el ángulo y las líneas curvas y rectas. Además de esto, el color, evidentemente, es otro elemento que para Kandinsky es una herramienta fundamental, permitiéndose que sus obras estén colmadas de matices.

Kandinsky, La noche, 1907

La psicología del color

Kandinsky se basaba en un estilo de arte que podía “comunicarse” a través del lenguaje del color, basándose en las “emociones” de los mismos, pues según afirma, estos generan una respuesta en el alma.

Cada color, por sí mismo, tiene propiedades que causan reacciones en las emociones humanas. Mientras algunos son fríos u oscuros, otros transmiten calidez y luz. Gracias a ello pueden abrirle paso a una tormenta agresiva o histérica, o bien, invocar a la calma y la serenidad.

Precisamente por ello, la espiritualidad del público reaccionará de acuerdo al uso que el artista de a la paleta de colores. Del mismo modo sucederá con las formas, que ayudan al color a transmitir el mensaje.

Lee también El color negro y su paso a través de la historia del arte

Kandinsky, Amarillo, Rojo y Azul

Vassily Kandinsky, arte libre

En mi opinión, uno de los más importantes legados de Kandinsky es precisamente la libertad de ataduras e influencias que se le permite al arte, en su evolución.

Haber cuestionado las notas académicas de su época, abriendo paso a una generación que está más en contacto con su propia alma, abandonando el materialismo y abierta a explorar el espacio de las emociones y las energías detrás del plano físico.

Please follow and like us:

Deja un comentario