Inicio » Técnicas y Fundamentos » Técnicas para Dibujar sobre Tela

Técnicas para Dibujar sobre Tela

Dibujar sobre tela es una de las actividades más divertidas y creativas. Además, existe una gran variedad de técnicas e incluso materiales perfectos para realizar una bonita obra de arte, que puedes convertir en un tapiz para colgar en la pared o en la ventana, decorar un escenario o incluso regalar como un bonito detalle para esa persona especial. 

Para comenzar, lo primero que debes hacer es conseguir tela de sábana blanca, que es ideal para este tipo de proyectos, además de ayudar a que resalte el color y crear efectos muy interesantes, que puedan darle algo más de vida a tus dibujos. 

Una vez que tengas la tela, lo siguiente es plasmar un boceto de tu proyecto en un papel. Solo un boceto sencillo que sirva de guía para cuando cambiemos las proporciones y trabajemos en nuestra tela. Luego, debemos elegir los materiales y la técnica ideal para que nuestra idea quede perfecta. ¡Comencemos a explorar nuestras opciones! 

Conoce los materiales para pintar sobre tela

Antes de comenzar a aplicar el color sobre la tela, repasemos cuáles son algunos de los materiales recomendados para lograr un mejor resultado. Desde luego, la creatividad permite experimentar con toda clase de materiales, pero los que veremos a continuación ayudan a garantizar un arte de acabado brillante y prolijo. 

¿Qué pinturas usar? 

Para pintar sobre tela, la primera opción es la pintura textil. Esta elección garantizará que los colores se mantengan vivos con el paso del tiempo. Ahora bien, las pinturas acrílicas pueden resultar una opción más asequible, el único problema es que deja la tela con una sensación de rigidez algo incómoda. SI eliges esta opción, se recomienda aplicar calor al reverso del dibujo para ayudar a fijar la pintura, una vez que esté terminada. 

Ahora, si lo que quieres es darle algunos tonos en color a tu tela, los colorantes como la anilina son perfectos. Una buena idea para usarlos sería creando un fondo de colores degradados para luego elaborar un diseño con pinturas textiles encima. 

Los pinceles y sus efectos 

Por supuesto, necesitas las herramientas para llevar la pintura a la tela. Como habrás imaginado, los pinceles no pueden faltar, pero no cualquiera te servirá, lo ideal es que cuentes al menos pinceles de punta redonda, de punta plana y por último, pinceles de punta de espuma. Cada uno te servirá para lograr un efecto diferente dentro de tu proyecto de arte. 

El pincel de punta redonda será el que más utilices. Sirve para distribuir la pintura de manera uniforme y para dar acabados a los detalles, si eliges una punta fina. El pincel de punta plana es perfecto para lograr efectos bonitos y llamativos. ¡Además es el mejor para hacer lettering! Finalmente, el pincel de punta de espuma es perfecto para rellenar espacios grandes y ahorrarte algo de tiempo. 

Otros materiales para pintura sobre tela

Además de los pinceles, existen los rotuladores para tela y los puedes conseguir en varios colores, incluyendo metalizados, así como una gran variedad de puntas para lograr trazos diferentes. 

Otra herramienta excelente para desplegar la creatividad es usando un aerógrafo (spray). Puedes usarlos para rellenar espacios o simplemente para darle un efecto “espacial” a tu diseño. También puedes valerte de esténciles y crear combinaciones de formas. ¡Deja que fluya tu creatividad!  

Consejos útiles para pintura sobre tela

Puedes comenzar por darle rienda suelta a tu imaginación y crear libremente, valiéndote de las herramientas con las que te sientas más a gusto. Pero si quieres que tu proyecto tenga un acabado prolijo y más profesional, te gustará seguir algunos de estos consejos. 

Usa un bastidor para la tela

Antes de comenzar a trabajar con tu dibujo, asegura la tela de modo que quede firme y prensada. Lo ideal es usar un bastidor, pero si no tienes, puedes valerte de pinzas o cinta adhesiva. Lo importante es que la tela quede lisa para que puedas dibujar menor en ella. 

Un boceto antes de empezar

Como ya mencionamos, realizar un boceto previo nos puede ayudar a planificarlo. Lo mismo sucede una vez que pasamos a la tela. Lo ideal es realizar un primer bosquejo del dibujo, usando un lápiz, valiéndonos de trazos suaves. También puedes copiar o calcar un dibujo que te quieras plasmar en tu tela.

Delimita los espacios

Si quieres acabados bien delineados, un buen consejo consiste en usar cinta adhesiva (con poca goma) o incluso cera fría. Con esto delimitas los espacios donde quieres que la pintura se quede. Al retirar el material, las líneas quedarán bien definidas. 

Por cierto, al aplicar la pintura, es recomendable optar por varias capas con poca carga que mucho contenido en una sola pincelada. Obtendrás un mejor acabado y te aseguras de obtener el tono que realmente deseas. 

Plantillas y sellos

SI te has decidido por un diseño con plantillas o sellos, el mejor consejo es medir cuidadosamente la cantidad de pintura que vas a utilizar. Debe ser suficiente para dar el color que deseas, pero ¡cuidado! Si usas demasiada es posible que al retirar la plantilla o el sello la pintura escape de la forma elegida y pierda totalmente el diseño. 

Respeta el tiempo de secado

Antes de aplicar una capa de pintura, espera que la anterior esté seca. De esta forma podrás apreciar mejor el color real que estás obteniendo con esta nueva pincelada, además evitas que la tela absorba pintura de más. Esto aplica también para la combinación de materiales como pinturas y rotulador. 

Una vez que hayas terminado tu dibujo, espera un tiempo antes de lavar la tela. Por lo general, se esperan al menos unas 72 horas, pero esto puede variar de acuerdo al producto que has elegido, así que revisa las instrucciones para asegurarte de que lo estás haciendo bien. 

Ahora sí, ¡pinceles a la obra!

Ya que tienes algunos consejos sobre los materiales y cómo usarlos, lo único que falta es comenzar. Una vez que inicies y tomes experiencia, seguramente tu creatividad irá dándose rienda suelta y crearás cosas maravillosas. ¡Así que adelante!

Deja un comentario