Inicio » Actualidad » Goya y el estilo Costumbrista: todo lo que necesitas saber

Goya y el estilo Costumbrista: todo lo que necesitas saber

Francisco José de Goya y Lucientes fue un grabador y pintor español nacido el 27 de marzo de 1746 y falleció el 16 de abril de 1828. Su obra la desarrolló desde las técnicas del grabado, el dibujo, el caballete y el mural. La interpretación que generó en su obra siempre fue muy personal, abarcando estilos tales como el rococó, evolucionándolo, hasta el neoclasicismo y el prerromanticismo.

Así como fue el precursor de algunas de las vanguardias del siglo XX, tuvo grandes influencias como las de Diego Velázquez y Rembrandt, tomando como referencias a contemporáneos como Anton Raphael Mengs y Giambattista Tiepolo. Entre mucho más, Goya y el estilo costumbrista dejó gran legado.

¿Quién fue Francisco de Goya y el estilo costumbrista?

Francisco de Goya fue uno de los artistas plásticos más grandes de la historia del arte. Con su gran maestría logró adelantarse a diversos movimientos pictóricos de su época especialmente en Europa, tales como el romanticismo e incluso el surrealismo, pasando incluso por otros movimientos de vanguardia tales como el impresionismo y el expresionismo.

A Goya se le considera el Padre del Arte Contemporáneo, aunque haya demorado un poco en progresar, su vocación siempre fue la misma: pintar. Para conseguir el título de Maestro de Pintura, tuvo que trabajar mucho por haber sido rechazado en diversos premios, hasta que lo logró.

Géneros pictóricos trabajados por Goya y el estilo costumbrista

Goya trabajó todos los géneros de la pintura, aunque destacó con mayor énfasis los retratos, así como autorretratos. Sin embargo, las escenas costumbristas forman parte importante de su legado, en el que reflejó perfectamente a la Madrid de su época.

Los temas populares siempre fueron de sus favoritos, por lo que constantemente los trabajó. En cada uno de ellos mezcló aquella crítica social desde un tono un tanto mordaz, pero con un toque sofisticado desde un estudio antropológico personal.

El juego de pelota a pala, 1779

Una de tantas obras es El juego de pelota a pala de 1779, siendo uno de los tantos cartones para tapices que realizó, en este caso de su tercera serie realizada para el Palacio de El Pardo, específicamente para la habitación de los Príncipes de Asturias.

Entre otras temáticas realizadas por Goya y el estilo costumbrista, como sus temáticas eróticas, también era muy exigente y hasta tacaño. Se dice que en los retratos que realizaba, si el cliente deseaba que se vieran las manos, cobraba más por ello, considerándolo más complejo de realizar.

Goya y el estilo costumbrista también con escenas históricas

Francisco de Goya no sólo realizó escenas costumbristas. Además de las ya mencionadas, desarrolló otras tantas temáticas, como algunas mitológicas, y oras tantas que representaban sus propias pesadillas. Pero además de ellas, las históricas fueron muy importantes.

Una de ellas, y quizás de las más representativas es Los fusilamientos del 3 de mayo de 1814, donde se representó la lucha del pueblo español contra los franceses. Napoleón Bonaparte es proclamado rey de España, aunque surge un levantamiento en contra de ello por parte del pueblo en Madrid el 2 de Mayo.

Los fusilamientos del 3 de mayo, 1814

El día que le sigue, la venganza por parte del ejército es proclamada, y comienzan las ejecuciones a todo aquel que portara un arma de cualquier tipo, incluso una navaja; en su defecto, también eran arrestados. Pero allí, por otro lado, estaba Goya pintando y documentando lo que miraba.

El mal humor y la sordera de Francisco de Goya

Aunque era muy querido y hasta defendido por sus admiradores (recordemos que fue un pintor de Cámara); también era muy conocido por su mal humor, especialmente cuando comenzó a quedar sordo. Se cuenta que pasó por una intoxicación derivada del plomo, quizás empleado en su taller de grabados, lo que le ocasionó lo que llamaron saturnismo, y con ello la ausencia de escuchar.

Saturno devorando a su hijo, 1819-1823

A medida que cada vez iba quedando más sordo, lo acompañaba la soledad en la que él mismo se introdujo. Se convirtió en una persona muy huraña, aunque a la par desarrolló grandes obras, especialmente las conocidas como Pinturas Negras, que además serían de inspiración para muchos años más adelante, el expresionismo y el surrealismo.

¿A qué se hace referencia con el estilo costumbrista?

La pintura costumbrista, en general, hace referencia a la representación exacta de la vida tanto civil, como a las costumbres españolas del momento, aunque apareció la terminología a partir del siglo XIX asociado principalmente al mito romántico.

El quitasol, 1777

Goya y el estilo costumbrista la desarrolló principalmente en cuatro series de cartones para tapices donde los temas son generalmente motivos de las costumbres españoles. El quitasol de 1777 es uno de ellos, realizado para la real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara exclusivamente para la decoración del comedor del infante Carlos.

Goya y el estilo costumbrista en sus obras pictóricas

Francisco realizó Goya realizó diversos cartones exclusivamente para los tapices de la real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara entre 1775 y 1800, donde se refleja claramente del rococó, especialmente de Tiépolo, así como el neoclasicismo de Mengs.

Goya y el estilo costumbrista se formaron especialmente en las cuatro series que ejecutó en los cartones para tapices. Los motivos españoles eran esenciales para ese entonces, especialmente siguiendo la linealidad del pintoresquismo que se desarrollaban en los sainetes teatrales del dramaturgo español Ramón de la Cruz.

La gallina ciega, 1789

Algunas de las obras que destacan de estas series de cartones para tapices son La gallina ciega de 1789, actualmente ubicado en el Museo del Prado. En este, se representa a un grupo de jóvenes jugando a un pasatiempo muy popular en ese entonces, llamado “la gallina ciega”.

Goya y el estilo costumbrista en su primera serie de cartones para tapices

En su primera serie realizó un total de nueve cuadros específicamente para decorar el comedor de los príncipes de Asturias. Algunas de las obras pertenecientes a esta serie son La caza de la codorniz, Perros en traílla o Caza con mochuelo y red, entre otras.

Perros en traílla, 1775

Todos ellos reflejan una clara influencia de pintores españoles tales como Bartolomé Esteban Murillo, Michel-Ange Houasse (aunque francés de nacimiento, se estableció en España como pintor del rey Felipe V) y Charles de la Traverse.

Segunda serie

En su segunda serie se reflejan dos encargos con temáticas de populares diversiones, ocios campestres en su mayoría, especialmente para el palacio de El Prado. En el primer grupo son diez las piezas que le componen, una de ellas es Paseo por Andalucía o La maja y los embozados; también El quitasol (quizás de las más logradas), ambas de 1777, entre otras.

El cacharrero, 1778-1779

El segundo grupo está conformado por veinte piezas realizadas para la antecámara y el dormitorio principal; en las que destacan La novillada de 1780, La feria de Madrid (1778-1779), Juego de la pelota a pala de 1779 y El cacharrero del mismo año.

Tercera serie

En 1786 comenzó la tercera serie especial para la ornamentación del dormitorio de los infantes del palacio de El Prado, así como para el comedor. Son cuatro piezas alegóricas a las estaciones del año con las que comienza; siguiendo con otras relacionadas más de cerca a lo social, y con ello Goya y el estilo costumbrista sigue actuando.

Los pobres en la fuente, 1786-1787

Una de ellas es Los pobres en la fuente, también conocida como El albañil herido (1786-1787). Quedaron algunos bocetos sin terminar por la muerte del rey Carlos III en 1788, como La pradera de San Isidro, entre otros.

Cuarta y última serie

Ya fallecido el rey Carlos III, y recién proclamado el rey Carlos IV, era de esperarse otra serie  de cartones que serían realizados entre 1788 y 1792; en cuyo caso las temáticas se tornan un tanto más satíricos, a pesar de que aún reflejan ese costumbrismo con relación a la sociedad española.

Los zancos, 1791-1792

Algunos de estos trabajos fueron Los zancos, Las gigantillas del mismo año y El pelele, entre otros, desarrollados entre 1791 y 1792.

Deja un comentario